Hoy, por la misericordia de Dios, cumplo 33 años y 13 años en los caminos del Señor Jesús. Me parece increíble volver la mirada a tras y ver que han pasado tan rapido. Son trece años donde he podido ver la mano de Dios en todo aspecto de mi vida, criandome, guiandome, enseñandome conforme a sus propositos y de acuerdo a su voluntad. Hoy quiero hacer una pequeña remembranza como una ofrenda de alabanza y agradecimiento a mi Dios, porque sin El, no tengo vida, ni gozo, ni proposito alguno.

Nací en una familia común, siendo un niño común, con problemas comunes a todos. A los 11 años aproximadamente, sufrí de una recaída de fiebre tifoidea que me mando durante 1 mes a Cuidados Intensivos, con todas las probabilidades de morir o en el mejor de los casos quedar con secuelas en mi sistema nervioso pues el virus había ingresado a la médula espinal. Gracias a Dios, sobreviví y sin complicaciones. Ya en la adolescencia y la juventud pude enfrentar mis mayores problemas tanto en casa como fuera de ella. Para cuando daba el año 1999 ya me encontraba, producto de mis malas decisiones, a punto de perder la universidad, con serios problemas económicos, con una familia disfuncional y resquebrajada; y para colmo de males, preso de la adicción a la pornografía.

Nunca había tenido el menor interés en las cosas de Dios, pero para ese entonces “había tocado fondo” y cuando me invitaron a la iglesia no lo dude. Pude oir el mensaje de la Palabra de Dios y con lagrimas en los ojos recibí al Señor Jesus como mi Señor y Salvador. Alli comenzó una aventura en la cual han habido valles muy bajos y lugares muy altos. Dios me habló fuertemente desde casi un inicio de mi carrera cristiana, a traves de hermanos como Carlos Llanos, un varón de Dios que me mostró amor y aceptación cuando recien empezaba a dar mis primeros pasos en la fe. Desde aquí mis reconocimientos y agradecimientos hermano porque Dios te usó para tocar mi vida. Luego, Dios puso a otra persona en mi camino, a mi gran amigo y hermano Bruno Mendoza, quien Dios usó para mostrarme sobre mi destino y llamado. Recuerdo siempre esas conversas donde me inyectaba pasión y determinación por lograr lo que Dios me habia llamado. Tengo el privilegio de seguir contando con su amistad hasta el día de hoy. Gracias Bruno, eres mi hermano, amigo y compañero de milicia.

Seguí avanzando en la vida cristiana y tenía claro que mi vida solo servia para servirle al Señor. Dios habia sido bueno conmigo y con mi familia. Todos ahora son cristianos y solo espero que el matrimonio de mis padres se restaure en el tiempo de Dios. Nos hemos mantenido unidos despues de todo solo debido a la misericordia del Señor para con nosotros. Grande es su fidelidad en todo tiempo (Lamentaciones 3: 23).

Luego Dios puso en mi vida a otra  persona mas: Jorge Barzola, a quien Dios usó para enseñarme el valor de la hombría y el caracter. Desde aqui, gracias Jorge, fuiste de gran inspiracion en mi vida. Que Dios te siga bendiciendo y usando para inspirar a mas jovenes. Alli empece la labor a la cual me dedico ahora y la pasión por las misiones; aprendí a amar al pueblo de Dios. El Señor puso en mi carga por la Iglesia del Señor, en todos los lugares donde se encuentre y tenga necesidad. Tuve el privilegio de viajar a diversos lugares y comenzar a compartir la Palabra de Dios. Me faltarian las lineas para contar de tantos preciosos pastores y siervos de Dios a quienes conocí y con quienes pude compartir.

Ahora, me estoy preparando en el Seminario Teologico Bautista de Lima, donde junto a mis hermanos y grandes amigos nos preparamos para servir mejor al Señor. Seguimos viajando, por medio de la asociacion que formamos para servir al Cuerpo de Cristo y  perseveramos en congregar, servir al Señor y mantenernos unidos en la fe y el animo.

He tratado de ser lo mas escueto posible, no quiero extenderme demasiado y quedan en mi corazon las profundidades de todo lo que me tocó vivir y de las hermosas personas a quienes tuve el privilegio de conocer. Muchas de ellas pasaron y las veo a lo lejos, pero otras quedaron en mi vida para siempre. Soy lo que soy solamente por la gracia y misericordia infinita de Dios para conmigo. El me tomo y esta formando, y también puso a estas personas en mi vida para enseñarme, retarme, confrontarme, etc. Gracias a todas y cada una de ellas!

Hoy, a mis 33 años, solo deseo seguir conquistando mi terco corazon para Dios. Lo unico que me interesa es servirle, serle util y gastar mi vida en su servicio. He renunciado a muchas cosas por causa del amor de Dios y su obra; interesandome solo una: llegar a ese día y saber que hice todo lo que pude para serle agradable y util. Aún no me he casado, agradezco sus oraciones para que el Señor me dé ese hermoso regalo. Igual, si esta en sus planes que no me case, tambien estoy preparado para ello en mi corazon.

Si hasta aquí me has leído, gracias por tu paciencia. Te agradezco que hayas tomado de tu tiempo para compartir conmigo estas líneas. Si no es mucho atrevimiento, recuerdame en tus oraciones, para que el Señor me de fortaleza, animo y valor para seguir adelante, sirviendole en todo lo que pueda y a lo que El me envie.

No quiero despedirme sin antes reflexionar en este pasaje de la Escritura:

Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe; a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte, si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos. No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. (Filipenses 3: 7-14)

Salvando las obvias diferencias, es mi anhelo poder identificarme cada vez mas con este pasaje de la Biblia. Creo con todo mi corazon que Cristo debe tener un valor muy grande para nosotros; y el valor que le damos determina el enfoque y las decisiones que tomamos en nuestra vida. Si para nosotros Cristo es lo mas valioso, eso se demostrará en nuestro hablar, pensar, caminar y decidir. No se puede quedar uno mudo, ciego, pasivo si es que Cristo es el centro de nuestro corazon. El es fuego consumidor.

Sin mas que decir por ahora, gracias a Dios por su misericordia. Sigamos adelante la carrera de la fe, y:

Gracias Señor mi Dios, por tu amor y fidelidad

que viste a este miserable pecador y me amaste

me lavaste, me llamaste y me estas formando.

Concédeme gracia, fuerza y pasión para no desviarme del camino

ni olvidarme que tu fuego arde en mis huesos

Que la rutina no me aplaste, que no me amolde al mundo

que gozoso me una a los que habitaron en cavernas y cuevas de la tierra

aquellos que eran despreciados, rechazados y puestos a prueba;

pero de los cuales tu dijiste que el mundo no era digno de ellos (Hebreos 11: 36-38)

Amen!