Jehová, hasta los cielos llega tu misericordia, y tu fidelidad alcanza hasta las nubes. Tu justicia es como los montes de Dios, tus juicios, abismo grande.
Oh Jehová, al hombre y al animal conservas.
¡Cuán preciosa, oh Dios, es tu misericordia!
Por eso los hijos de los hombres se amparan bajo la sombra de tus alas
” (Salmos 36:5-7)

 

Señor, hoy te adoro por tu fidelidad

Pasan los años, envejezco, mas tu sigues siendo el mismo

Si algo te puedo decir en este día con toda seguridad

Es que sano o enfermo, siendo prosperado o sin dinero en el bolsillo

Acompañado o en la total soledad

Aquí estoy Señor, no me he ido

 

Señor, grande es tu fidelidad

Pasan los años, he sido probado, mas tu poder no cambia

Si algo he podido ver en estos años de mi vida en verdad

Es que siendo pecador, tu me amaste por tu gracia

Siendo débil me fortaleciste por tu bondad

Aquí estoy Señor, no me he ido

 

Señor, me sostiene tu fidelidad

Pasan los años, veo el futuro y confío en tu amor

Todo el universo y la vida son sostenidos por tu gracia y bondad

Mas me sorprende que sostengas a este triste pecador

Mi corazón se goza en reposar no en mi, sino en tu eternidad

Aquí estoy Señor, por tu gracia, no me he ido

 

Señor, hoy doblo mis rodillas al adorarte por tu fidelidad

Mis lagrimas se derraman, mi corazón arde, mis manos se alzan

Amarme aun sabiendo quien soy en verdad

No puedo entender tu misericordia y amor

Que el Altísimo mire y guarde a un triste pero amado pecador

Aquí estoy Señor, y por TU fidelidad, a tu lado siempre estaré

 

Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos,  porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana;  grande es tu fidelidad” (Lamentaciones 3:22-23)

 

 

Amen!