Mi mejor consejo para ti es con la Escritura:

La orden del Señor es clara: debemos soportarnos y esto implica que va a haber de hecho momentos donde es difícil la convivencia entre unos y otros aunque seamos hermanos en la fe; pero debemos soportarnos, pasando por alto aquellas cosas que nos dividen y separan y hacen menos efectiva nuestra labor en el ministerio y en los demás ámbitos de la vida. No solo eso, sino debemos perdonarnos cuando los roces han ido mas allá y ha habido ofensa de uno contra otro, infundado o no, debemos perdonarnos.

 

mano_2

¿Porque habría de hacer eso? Es una orden difícil hay que aceptarlo. No es fácil perdonar o soportar a quien nos ofende, quien no quiere llevarse bien con nosotros, quien incluso habla mal, nos mira mal, nos menosprecia y aun nos ha ofendido y dañado. Pero debemos hacerlo porque Cristo nos perdono. Y aun mas allá: debemos perdonar de la misma manera en que Cristo lo hizo: sacrificialmente, incondicionalmente; aunque la otra persona no busque la restauración de la relación, aunque la otra persona no se lo merezca. Cristo nos amó aun cuando éramos sus enemigos, entregando su vida por nosotros. Nosotros debemos hacer lo mismo.

¿Como podremos hacer eso? Pues vistiéndonos de amor: haciendo con amor todo lo que hacemos y cubriendo de amor nuestras conversaciones, nuestras oraciones, nuestro trato con los demás. Así como nos amamos a nosotros mismos, así debemos amar a los demás. ¿No es esto el cumplimiento de la ley y de los profetas? Así como nos perdonamos a nosotros mismos nuestras fallas, así debemos entender y perdonar a los demás. Nosotros no podemos cambiar a las demás personas; pero si podemos doblar las rodillas para que el Señor nuestro y de ellos me cambie a mi y los cambie a ellos.

El amor es el vinculo perfecto porque no tiene fin: el amor permanece para siempre. El amor cubre multitud de pecados, con amor puedes restaurar las relaciones, sanar la amistad quebrantada, entender que tanto la otra persona como tu son pecadores rescatados solo por la gracia de Dios y que tanto tu como la otra persona tienen necesidad de Dios para sus vidas y corazones.
Lo mejor que puedes hacer por alguien que te hace la vida cuadritos es orar por esa persona, amarla, respetarla, honrarla, aunque no se lo merezca y aunque no corresponda al esfuerzo que haces por ella. Eso es el núcleo del cristianismo y la demostración mas clara de que una persona en realidad ha conocido a Dios y ha recibido su amor.

Soporta, perdona y sobre todas las cosas ama.

"soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto" (Colosenses 3: 13-14)

Amen!