Hoy vamos a acudir a la Palabra de Dios para ver cuáles son los principios y lineamientos que Dios nos da para ser testigos eficaces del Señor. No estoy hablando que todos tenemos que tener el don de evangelista, pero lo que digo es que todos hemos sido llamados a cumplir la Gran Comisión, y en ese sentido somos llamados a compartir las Buenas Nuevas de Salvación. Pero la verdad es que como jóvenes muchas veces nos enfrentamos a diversas dificultades al momento de compartir la Palabra de Dios: vergüenza, poca preparación, un mal testimonio, presión del grupo y diversas distracciones que se nos presentan en el camino.

Lo entendemos, sabemos que es difícil muchas veces pero aun así la responsabilidad ha sido dada. Una vez, hace mucho tiempo en un lejano país donde no había muchos cristianos, un pastor interrogaba a un joven convertido si era verdad que había conocido al Señor Jesús hace algunos meses atrás. El joven le decía que sí, que efectivamente si era creyente. El pastor continuo y le pregunto: “Y cuantas personas has ganado para Jesús?” – el joven respondió: “Bueno, yo soy solo un aprendiz y no tengo un nuevo testamento, ¿Cómo podría hablarle a alguien de Jesús?”. El pastor le miro a los ojos y le pregunto: “¿Tienes velas en casa?” – “Claro!”, respondió el joven.

“¿Esperas que la candela empiece a arder cuando la vela está a medio consumir?” le volvió a preguntar el pastor. “No; tan pronto como está encendida” respondió el joven, quien entendió la lección y empezó a trabajar y a compartir a sus vecinos y conocidos de Jesús. De la misma manera, nuestra poca experiencia, conocimientos y/o demás asuntos no son excusas para no cumplir con nuestra responsabilidad. Tenemos que evangelizar, tenemos que ser testigos del Señor Jesucristo y de su obra en la cruz.

Debemos alumbrar con nuestra luz en medio de la oscuridad

Ahora, Dios no nos deja abandonados en este aspecto. En su palabra tenemos no solo el mandato a evangelizar, sino también principios que podemos seguir para ser evangelistas eficaces en este mundo y esta generación que nos ha tocado vivir. Para ello, quiero que me acompañen al libro de 2 Corintios capítulo 4. Vamos a leer en esta noche del verso 1 al verso 10 donde se nos habla de (1) la actitud del evangelista, (2) la lucha del evangelista, (3) el mensaje del evangelista y por ultimo (4) la fortaleza del evangelista. Recordemos que el tema de la carta de 2 de los corintios es la respuesta del apóstol Pablo al cambio que los hermanos de la iglesia de Corinto habían experimentado a raíz de la primera carta de Pablo. Asimismo, esta segunda carta es un vistazo al corazón del apóstol, pues en ella se defiende de manera personal y apasionada de los falsos maestros y de los judíos quienes le acusaban de ser débil, prepotente, de ser un falso maestro, de lucrar con el evangelio y de ser demasiado estricto con las iglesias. Es en este contexto que vamos a examinar de cerca una parte del corazón de este hombre de Dios, con el deseo de que al contemplar estos principios, tú y yo seamos desafiados por el Espíritu Santo a obedecerlos y ser así testigos poderosos y fructíferos para el Señor nuestro Dios.

Leamos por favor el texto:

Por lo cual, teniendo nosotros este ministerio según la misericordia que hemos recibido, no desmayamos. Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, sino por la manifestación de la verdad recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios. Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios. Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor, y a nosotros como vuestros siervos por amor de Jesús. Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo. Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos; llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos.

 

La actitud del evangelista (versos 1-2)

Estos dos versículos nos muestran 5 características de un evangelista efectivo y en general de todo creyente consciente, responsable y que tiene una relación sana con el Señor Jesús. Estas cinco cualidades son: espíritu de servicio, humildad, perseverancia, integridad y sentido de urgencia.

Espíritu de servicio

Pablo está refiriéndose a sí mismo en esta carta y usa a veces el pronombre nosotros para parecer orgulloso en su disertación; pero bien podemos extender lo que el escribe a todo siervo y sierva de Dios que anhela obedecer a Su Señor. “Teniendo este ministerio” nos dice Pablo, y si preguntamos ¿Cuál ministerio? tendríamos que retroceder al capítulo 3 donde el apóstol nos habla del ministerio de muerte (la ley) frente al ministerio del Espíritu, que también es llamado ministerio de justificación. Leamos por favor 2 Corintios 3: 5-6:

“no que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios, el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, más el espíritu vivifica”

Hemos recibido este ministerio (griego diakonia) y somos llamados a ese servicio a Dios. Somos servidores de las Buenas Nuevas, del nuevo pacto que Dios ha establecido con la humanidad por medio de la sangre de Cristo y todo lo que hagamos, decimos, pensamos debe girar en torno a esta realidad: tu vida no gira en torno a ti o a tus planes o a tu felicidad como si eso fuera la meta más importante. No, mi hermano, has sido llamado a ser un diacono, un servidor del evangelio, un transmisor de la Palabra de Dios, un vocero del mensaje de salvación a los hombres y como servidor tienes una responsabilidad, un amo y deberás rendir cuentas de tu servicio en algún momento.

Humildad

Somos siervos “según la misericordia que hemos recibido”, no por méritos propios, por nuestros estudios, por nuestra experiencia, inteligencia, virtud, carácter o buena apariencia. La palabra aquí traducida misericordia significa “sentir compasión o simpatía por la miseria ajena”. Me hace recordar a Tito 3: 5 que dice que “nos salvó, no por obras de justicia que hubiésemos hecho, sino por su misericordia”. La misericordia de Dios para salvarnos es la misericordia que usa para llamarnos a su servicio. Hermanos, la iglesia en la actualidad está plagada de hombres y mujeres sumamente confiados en sí mismos, en sus capacidades y talentos; que, como estrellas de rock exigen y no dan, dedicándose a servir por su provecho personal y no por la causa del Señor.

Solo por la misericordia de Dios hemos sido salvados

Hermano, recibiste misericordia y por eso estas aquí en el Señor. Por la pura gracia de Dios has sido salvo y vas a ir al cielo. Pudo ser otro y no tú, pero a Dios le plació verte con ojos de gracia, ¿Cómo no habrás de estar agradecido? La semana pasada aprendimos que un creyente debe ser agradecido por su salvación y que un creyente verdadero ruega al Señor que le deje servirle. Has recibido misericordia y ¿no estas agradecido a Dios? ¿No le servirás? ¿No le entregaras tu vida entera a su servicio? La diferencia sustancial entre Pablo y muchos otros de su tiempo es que el estaba sumamente agradecido con Dios. Él se consideraba “el primero de los pecadores” y “el más pequeño de los apóstoles”; por eso estaba dispuesto a derramar su vida en gratitud a Dios. Pero, ¿Qué vemos ahora? Vemos auto estima, auto promoción, comodidad, confort, descanso, alegría. No! Eso no lo vemos en Pablo. En el vemos a un siervo pequeño, débil, hambriento, desnudo, con frio, perseguido, humilde, pero poderoso en las Escrituras y en el poder de Dios. Mientras menos importancia le demos a nuestra propia vida, mas podremos enfocarnos en lo que es verdaderamente importante.

Perseverancia

No desmayamos”. No bajamos los brazos, no nos cansamos. Esta palabra significa descorazonarse, perder la pasión y el motor de lo que hacemos. Pablo era un hombre de carácter, no decaía en lo que hacía y por eso era un evangelista eficaz y un siervo admirable. Tenía la mirada puesta en el premio y no consideraba lo que estaba detrás sino que se extendía a lo que estaba adelante, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. No hay peor cosa que servir a Dios sin pasión. No hay cosa más lamentable que ser un cristiano tibio. Hermano, ojala fuéramos fríos o calientes, pero jamás tibios! Ojala nos fuéramos del todo de la iglesia, nos volviéramos al mundo a revolcarnos en el pecado y le diéramos la espalda por completo al Salvador, pero lo peor que podemos hacer es darle un beso en la mejilla al Señor y con la otra mano entregarlo.

Qué triste es ver a un creyente sirviendo a Dios con las sobras de su tiempo, de sus fuerzas, de su dinero y de su inteligencia. Haz eso en una empresa y te despedirán en el primer día, pero lo hacemos impunemente con nuestro Señor y Salvador. No mi hermano, debemos ser fieles, perseverantes, pero excelentes en lo que hacemos. No somos perfectos pero podemos hacerlo lo mejor posible. No desmayes, ni bajes los brazos ni te descorazones por el tiempo, por las oraciones no respondidas, por las pruebas, por el engaño, por la traición, por el dolor. Que tu corazón sea de acero y tu rostro como el pedernal ante las circunstancias adversas. Jesucristo tu Señor afirmo su rostro para ir a Jerusalén, el apóstol Pablo tu hermano en la fe se fortaleció y fue a Jerusalén a ser capturado por los judíos que lo perseguían. Sigue sus ejemplos y hazte fuerte y camina hacia tu deber sagrado: servir a Dios con toda tu vida, tu corazón y tu mente, cueste lo que cueste, pierdas lo que pierdas. Hermano, servir a Dios es prioridad y has sido llamado a ser un evangelista.

Integridad

Renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando en astucia, ni adulterando la Palabra de Dios”. Pablo no solo era un siervo apasionado y humilde, sino que era integro respecto a su labor. Rechazar la malicia, el pecado, lo vergonzoso, lo que está mal delante de Dios y entregarse a ser un fiel comunicador de la Palabra de Dios era lo que Pablo hacía. Hermanos, Dios prueba los corazones y muchas veces permite situaciones en nuestras vidas para que nuestros corazones sean probados y se revelen las verdaderas intenciones de nuestro ser. Pablo no lucraba con el evangelio, no buscaba provecho personal ni su comodidad. No torcía el mensaje del evangelio para caer bien a las personas o dejaba de exhortar para no ganarse enemigos.

¿Cuál era la motivación entonces de Pablo para predicar? Leamos 1 Tesalonicenses 2: 3-4

“porque nuestra exhortación no procedió de error ni de impureza, ni fue por engaño, sino que según fuimos aprobados por Dios para que se nos confiase el evangelio, así hablamos; no como para agradar a los hombres, sino a Dios, que prueba nuestros corazones”

Repito, Dios prueba los corazones y aprueba, o desaprueba, a sus siervos en la labor que les ha encomendado. Un corazón avaricioso, amante del dinero, engañoso, malicioso, impetuoso, celoso, mentiroso, envidioso, lujurioso no puede tener parte en la bendita obra del Señor. Un corazón que le da más prioridad al trabajo, a los estudios, a una mujer, a un hombre, al sexo, a la televisión, al internet, a los juegos, a la inmadurez no puede ser utilizado por Dios correctamente, y muchas veces las circunstancias que vivimos son simplemente pruebas permitidas por Dios para aprobarnos como siervos suyos o someternos a disciplina porque no hemos entendido que somos siervos y debemos rendir cuentas de nuestra administración a Dios.

Dios prueba los corazones de sus siervos

Sentido de urgencia y responsabilidad

por la manifestación de la verdad recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios” termina Pablo esta sección. Otras traducciones dicen así:

mediante la manifestación de la verdad, nos recomendamos a la conciencia de todo hombre en la presencia de Dios.” (La Biblia de las Américas)

Decimos la verdad delante de Dios, y todos los que son sinceros lo saben bien” (Nueva Traducción Viviente)

Al contrario, Dios es testigo de que decimos sólo la verdad. Por eso, todos pueden confiar en nosotros” (Traducción en Lenguaje Actual)

Aquí hay dos aspectos importantes: Pablo servía de manera correcta delante de los hombres y delante de Dios. Una cosa no excluye la otra. No podemos servir a Dios despreciando a los hombres ni podemos agradar a Dios haciendo lo que es impropio o incorrecto a la conciencia de todo ser humano, conciencia que ha sido puesta por Dios mismo. El otro aspecto es que Pablo servía en la presencia de Dios y eso demanda urgencia y responsabilidad. Leamos 2 Timoteo 4: 1-2:

Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina

La idea aquí es servir a la luz de la presencia de Dios que todo lo ve y que todo lo sabe, aun lo profundo de nuestro corazón; eso implica responsabilidad. También es servir a la luz del retorno inminente del Señor Jesucristo, eso implica un sentido de urgencia. Por esta razón, Pablo se encomendaba a toda conciencia humana delante de Dios, sirviendo con responsabilidad y con un sentido de urgencia. Hay mucha labor por hacer, los campos están blancos, hay almas que necesitan oír el mensaje de salvación y tenemos que tener las prioridades correctas. No podemos estar de brazos cruzados sabiendo la gran necesidad que hay en este mundo y el llamado que Dios ya nos ha hecho para servirle como evangelistas y como ministros del nuevo pacto.

 La lucha del evangelista (versos 3-4)

Una responsabilidad muy grande tenemos los hijos de Dios como testigos del Señor Jesucristo y más allá de eso, tenemos una lucha espiritual con nosotros mismos y con el mundo que nos rodea. No entender esto nos puede llevar al desánimo y a la frustración. Cada creyente que ha sido llamado a ser un evangelista tiene que luchar con:

Lucha 1: Desacreditar el mensaje

Si nosotros como evangelistas no somos íntegros con el mensaje que predicamos, tendremos grandes dificultades para poder llegar a otros con la Palabra de Dios. Si el que dice que no se debe robar, roba eso le descalifica ante los ojos de los demás. El mensaje sigue siendo válido, pero el mensajero ya no lo es. Muchas veces el mayor problema que tenemos para evangelizar no es tanto el temor sino el hecho de que nosotros sabemos que no representamos bien el mensaje que queremos predicar y tememos no el rechazo sino la burla de quienes nos oigan.

Aun muchos creyentes necesitaríamos ponernos a cuentas con Dios antes que un curso de evangelismo, puesto que no es muy difícil aprender a como compartir el evangelio. Lo que es difícil es aprender a vivir el evangelio.

Lucha 2: No comprometerse con el evangelio

Algo curioso que Pablo siempre repite en muchas de sus cartas es la frase “mi evangelio”. Era suyo por apropiación. Es el evangelio de Dios; pero Pablo lo había hecho suyo, se había identificado y comprometido con el de tal manera que había entregado su vida entera a vivirlo, proclamarlo, enseñarlo y defenderlo. Si nuestro compromiso es con nuestra propia seguridad y beneficio pero no con el evangelio del Señor entonces es poco lo que podremos lograr, porque nadie da el 100% por algo que no es suyo. Hermano, ¿el evangelio es “tu” evangelio o es algo que oyes a veces en labios del pastor o de algún hermano? ¿Dios es “tu” Dios o es el Dios a quien todos oran y tú también lo haces porque es lo que se supone que debes hacer?

Si no es TU Dios y TU evangelio, no estarás nunca verdaderamente comprometido con el evangelio y serás un asalariado, es decir, alguien que sirve por pago, un mercenario, un pirata que busca el mejor precio por su lealtad.

Lucha 3: La ceguera espiritual de los incrédulos

Dice Pablo que el evangelio esta encubierto aun entre los que se pierden. Sabemos, porque la Biblia nos lo enseña, que el hombre pecador está muerto espiritualmente y es incapaz de poder acercarse a Dios por sus méritos propios. No puede y no quiere acercarse a Dios porque le odia, le aborrece y porque está muerto, apartado y separado de Dios. Pero cuando se les presenta el evangelio a los incrédulos, Pablo hace una revelación sorprendente: el dios de esta era, Satanás, ha cegado el entendimiento de los incrédulos para que no vean la luz del evangelio. ¿De qué trata este evangelio? De la gloria de Cristo, quien es la imagen de Dios mismo y quien lo revela plenamente. Jesús es el camino, la verdad y la vida, nadie puede venir al Padre sino es a través de Él. Y si un incrédulo no puede ver, si tiene la mente entenebrecida, distraída, oscurecida no puede entender el mensaje, le es oculto y por ende no puede llegar a la salvación.

En estos versos, Pablo usa la figura de luz y oscuridad que también uso en el capítulo anterior. Claramente dice de los judíos que ellos tienen un velo que no les permite entender correctamente la Palabra de Dios, pero cuando creen en Cristo, el velo les es quitado (2 Corintios 3: 15-16); y esto es una verdad también para los gentiles. Los incrédulos en generales están en penumbras espirituales y Satanás se encarga de cegarles por medio de distracciones, de este mundo consumista y materialista, por medio de teorías y filosofías que apartan a los hombres de Cristo. Ojo: no decimos que Satanás pierde al hombre, porque el hombre ya está perdido. Lo que dice Pablo es que Satanás obstaculiza la labor evangelística al confundir y oscurecer la mente de los hombres incrédulos por medio de sus estratagemas y trampas para que no entiendan el mensaje de la salvación.

Eso nos llama a ser estratégicos en la presentación del evangelio: debemos ser lo más claros posible cuando compartimos el evangelio, los más sinceros, los más humildes, los más excelentes, procurando que no haya nada que obstaculice la presentación de la Palabra de Dios. Además, debemos depender de Dios porque, como veremos más adelante, Él es quien puede traer a los hombres de la oscuridad a la luz con su poder.

El mensaje del evangelista es la vida, muerte y resurreccion de Cristo

 

El mensaje del evangelista (v. 5-6)

¿Cuál es el mensaje del evangelista? ¿Qué es lo que debe predicar? Los versos 5 y 6 se encargan de mostrarnos la base de nuestro mensaje, así como nuestra responsabilidad en la predicación y la parte de Dios en traer a la vida a quien está muerto espiritualmente y es incapaz de responder. Verdaderamente cuando predicas el evangelio estas predicándole a gente muerta!

La base: Jesucristo como Señor

No nos predicamos a nosotros mismos sino a Jesucristo como Señor” es la base de la evangelización de Pablo. No teorías humanas, no psicología, no modernismo, no humanismo, no promesas baratas como “ven a Cristo que Él te va a sanar, o te va a prosperar”. No! Pablo no era un predicador de falsos dioses, no era un psicólogo tratando de que la gente sea feliz, ni un predicador motivacional tratando de animar la autoestima de las personas. Pablo era un heraldo, un vocero, un embajador del Rey de Reyes y Señor de Señores y proclamaba ¡Hay un Rey, que es Jesús el Cristo! El Mesías esperado por los judíos vino a esta tierra, haciéndose carne, como un niño humano en un humilde pesebre, vivió como un judío humilde. Vivió como un hombre perfecto, haciendo la voluntad de Dios siempre. Enseño las Escrituras y como Dios amaba al hombre. Murió por los pecados de la humanidad, colgado en una cruz como el más miserable de los pecadores. Fue sepultado y resucito glorioso al tercer dia como el mismo y los santos profetas de la antigüedad lo habían anunciado. Comisiono a sus discípulos a predicar el evangelio y ascendió a los cielos donde fue exaltado sobre todo nombre como Rey Soberano y Dios eterno. ¡Jesús es Rey! Y Ahora manda a todos los hombres en todo lugar que se arrepientan. Hermanos, Jesucristo no es una religión, no es una opción, no es un amuleto o una pastilla que puedes tomar para sentirte mejor: ¡Él es el Rey! Y como Rey supremo sobre todo manda y debe ser obedecido. Todo aquel que no obedezca al Rey será condenado; pero el que cree en las palabras del Rey será salvo.

Jesucristo es Rey y es Señor sobre todo. No puedes esquivar sus mandatos: o los obedeces o los desobedeces. No puedes ignorar su llamado: o crees en El o lo rechazas. Con Cristo no podemos tomar medias tintas: o recogemos con El o desparramamos, pero no podemos permanecer neutrales.

Nuestra responsabilidad: Siervos por amor de Jesús

y a nosotros como vuestros siervos por amor de Jesús”. ¿Cuál es nuestra responsabilidad entonces? La de siervos del Rey, que le servimos por gratitud a lo que Él ha hecho por nosotros. Por amor, por dedicación, por pasión, por compromiso, por lealtad y por todo lo que puede producir en nosotros el hecho de que el Rey miro nuestra miseria y descendió de los cielos para alumbrar nuestra oscuridad y traer libertad a nuestras prisiones. Hermano, ¿El Rey te salvo? ¿Te llamo por tu nombre y te libero de la cárcel? ¿Te comisiono como un siervo suyo? Entonces ¿qué esperas? ¿No has de servirle?, ¿no has de entregarte a vivir para El?

Somos responsables como siervos de Dios y como siervos de las personas: de los hermanos en la fe para su edificación y crecimiento, y de los incrédulos para que puedan oír el evangelio de nuestro Señor Jesucristo. Algún día daremos cuenta al Señor de como usamos nuestros dones y talentos para la gloria de Dios, para la edificación de la Iglesia, para la evangelización de los perdidos, o para esconderlos y guardarlos y dedicarnos a buscar nuestro propio beneficio personal en vez de obedecer al Rey.

Notemos el fuerte contraste que hace Pablo aquí: Jesús es kurios (Señor), nosotros somos doulos (esclavos). Creo que no hay mayor necesidad de aclaración ¿cierto? Él manda, nosotros obedecemos. El dispone, nosotros ejecutamos. Como esclavos, ¿hacemos la voluntad de nuestro Amo o la nuestra propia?

El poder de Dios: el llamado eficaz

Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo”. Aquí Pablo sigue usando la imagen de la luz y la oscuridad, pero refiriéndose al evento de la creación cuando Dios dijo en medio de la oscuridad “Hágase la luz” y fue hecha la luz. Este evento fue sobrenatural, Dios creo la luz de la nada, por su poder y nadie más puede hacer eso. De la misma manera, en la salvación, Dios obra en el interior de las personas que son salvas, iluminándolas para que puedan conocer a Dios por medio de tener un encuentro personal con Jesucristo.

Cuando Felipe pidió “Muéstranos el Padre y nos basta” Jesús le reprendió con razón: Quien ha visto a Cristo, ha visto a Dios. Él es la imagen del Dios invisible y el principal de toda la creación. El Hijo es quien revela al Padre, a quien nadie ha visto jamás. Satanás obra externamente oscureciendo la mente de los pecadores perdidos; pero Dios obra internamente, iluminando el corazón de aquellos que van a ser salvos para que entiendan la predicación del evangelio, puedan creer y recibir la salvación y la vida eterna. Este es el llamado eficaz de Dios, Jesús dijo en Juan 6:44 que “Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere”. Es Dios quien esta activamente involucrado en la salvación de las personas y nosotros tenemos el privilegio de ser sus colaboradores como ministros del evangelio, abriendo nuestras bocas para compartir la Palabra de Dios y el Señor obrando en los corazones de quienes Él ha elegido para que respondan a la predicación del evangelio, crean y sean salvos.

¡Qué gran privilegio tenemos tú y yo! Somos parte de la obra de Dios, tenemos el ministerio de la reconciliación, como si Dios rogase por medio de nosotros, debemos rogar a los hombres, exhortando, aconsejando, predicando, hablando y llamando a los hombres al arrepentimiento y a la fe. Nosotros sembramos y plantamos, pero es Dios quien da el crecimiento. Nosotros abrimos la boca para predicar, pero es Dios quien usa Su Palabra en nuestros labios para poder obrar en las personas.

La fortaleza del evangelista (v. 7-10)

Por último, el apóstol reconoce que, a pesar de que tenemos un llamado privilegiado y una responsabilidad, somos débiles y falibles ante semejante realidad. Dios lo diseñó así para enseñarnos humildad, dependencia de Él y de su gracia y para que por medio de los padecimientos que pasamos, maduremos, nos identifiquemos más con Cristo y le demos la gloria a Él, dado que su poder se perfecciona en medio de nuestra debilidad.

Un tesoro en medio de lo común

Pero tenemos este tesoro en vasos de barro” es lo primero que dice Pablo. Aquí Pablo usa un fuerte contraste para llamar nuestra atención: Todo lo que ha mencionado anteriormente, el poder de Dios para salvar, para quitar el velo que impide a los hombres ver a Cristo, todo ello es un tesoro grandioso y precioso; pero ese tesoro Dios lo ha puesto en vasijas de barro. Vasijas frágiles, comunes, rusticas, que son formadas del barro pero cocidas a fuego y expuestas a las inclemencias del tiempo. Estas son características nuestras y que no debemos olvidar. Solo somos portadores de la gloria de Dios, pero nosotros mismos somos débiles, falibles e inadecuados para semejante responsabilidad y llamado. ¿Cómo podemos ser entonces evangelistas exitosos y siervos de Dios como corresponde?

Poder en medio de la debilidad

“para que la excelencia del poder sea de Dios y no de nosotros” nos responde el apóstol. Dios es el alfarero y nosotros somos barro en sus manos. Él nos ha formado así porque le ha placido y en ello hay un propósito sabio y soberano: Que su nombre sea glorificado por medio de manifestarse a través de la debilidad humana. La palabra traducida por excelencia es juberbole, que nos habla de supereminente, grandeza. El poder grandioso de Dios, suficiente, completo, pleno se manifiesta a través de la fragilidad de sus siervos, haciendo El en ellos lo que nosotros no podemos hacer. Esto no es excusa para no esforzarnos sino es un aliento para entender que debemos ser excelentes pero aun así, si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican. Si Dios no bendice su obra, si Dios no respalda su Palabra, si su Espíritu no toca los corazones, en vano hacemos lo que hacemos. Ninguna fuerza, inteligencia, sabiduría y talento humano puede hacer lo que solo Dios puede hacer: hacer resplandecer luz en medio de la oscuridad, traer vida en medio de la muerte, dar nuevo nacimiento a criaturas que están muertas espiritualmente.

Victoria en medio del conflicto

Pablo termina estos versos indicando 4 pares de situaciones en las que se encuentra como evangelista:

  • Atribulados en todo mas no angustiados
  • En apuros mas no desesperados

  • Perseguidos mas no desamparados

  • Derribados pero no destruidos

 

Estos cuatro pares de situaciones indican paz en medio de la prueba, confianza, protección y permanencia. Pasamos dificultades, pruebas, muchas de ellas por causa de nuestro propio pecado, otros, por el pecado que otros cometen contra nosotros. Aún hay situaciones que el Señor permite que podamos pasar para poder madurar espiritualmente. En todas ellas, tenemos fuerte consuelo y esperanza en Dios para poder salir adelante. Él no nos ha dejado solos. Nada nos puede separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús. Podemos encontrar victoria en el nombre de Jesús en medio de cualquier situación que podamos pasar. Él nos protege, nos da paz, nos guarda de ser destruidos y por ello podemos confiar en Él.

Hagamos labor de evangelista!


Haz labor de evangelista!

Una vez en la India, el parlamento de esa nación discutía una nueva constitución para el país. Una frase algo difícil de la constitución decía: “Se garantiza el derecho a la persona de profesar, practicar y propagar su fe.” Algunos de los legisladores quisieron omitir la palabra “propagar”, la cual significaba que habría conversiones. Durante el debate, un miembro del parlamento, que profesaba el hinduismo, se levantó y dijo: “El deber de propagar su fe es inseparable de la fe cristiana; así que si no les da el derecho de propagarla, tampoco se les da el derecho de profesarla ni de practicarla.” La frase en cuestión fue aprobada. ¿No es extraño que un político hindú viera lo que muchos cristianos no han reconocido, que el deber de propagar su fe es inseparable de la fe cristiana?  La conclusión práctica es esta: Los que no propagan su fe, no la practican y no tienen derecho de profesarla.

Ahora pues, tu y yo hemos sido llamados a predicar la Palabra de Dios y propagar el evangelio que hemos creído y que nos ha salvado. Pablo da una de sus últimos mandatos a su amigo y discípulo Timoteo en 2 Timoteo 4: 5:

Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio

Haz obra de evangelista, cumple tu servicio a Dios. Has sido salvado por el Señor, tienes el Espíritu Santo en ti, tienes el llamado y el ministerio de la reconciliación y el privilegio de colaborar con Dios en la salvación de los hombres. Asume la responsabilidad y pon las manos en el arado. Dispón tu corazón y toma decisiones firmes.

Un mundo perdido te espera.

Amen!