Queridos hermanos, en este día que celebramos a los papas, quiero compartir con ustedes una historia que si bien es cierto tiene un final trágico, contiene muchas enseñanzas para los padres, para quienes vamos a serlo dentro de poco y para quienes se están preparando para algún día ser padres. Me refiero a la historia de David y su hijo Absalón y yo se que todos nosotros hemos leído esa historia y hoy la vamos a recordar y vamos a extraer algunos principios eternos que nos pueden ayudar a entender la importancia de que seamos padres conforme al corazón de Dios.

Toda esta historia esta contenida desde el capitulo 13 al 18 de 2 Samuel, la cual le invito a leer el día de hoy llegando a casa. Por razones de tiempo no vamos a leer toda la historia hoy, pero quiero darles un pequeño repaso, un panorama de que fue lo que sucedió en este relato de la Palabra de Dios. Nosotros sabemos que el rey David peco con Betsabe, mandando matar a Urías y teniendo relaciones sexuales con esta mujer. Dios le reprendió y David se arrepintió de corazón; pero no pudo evitar las consecuencias: años mas tarde, uno de sus hijos, Amnon, peco violando a su media hermana Tamar. El hermano de esta, Absalón, le odio por tal vil acto y espero pacientemente por 2 años para matar a su medio hermano. Su padre no hizo nada al respecto y Absalón huyo al destierro, a tierra de su abuelo hasta que regreso a Jerusalén después de 3 años. Allí, se reencontró con su padre, pero tampoco solucionaron nada y durante 2 años mas, Absalón estuvo viviendo sin poder ver ni hablar con su padre el Rey David. Al cabo de ese tiempo, Absalón comenzó a promover una rebelión contra su padre el rey durante 4 años mas, al termino de los cuales se proclamo rey a si mismo. David al enterarse de esto huye de Jerusalén con un pequeño grupo de su gente mas fiel y Absalón, luego fue a buscarlo para darle caza. Se armo una batalla entre los hombres de David y los de Absalón y al final este quedo enredado en un árbol porque su cabellera era muy larga y fue asesinado por uno de los generales de David. Al enterarse David de esto, cayo en una tristeza muy profunda, porque el había mandado que no dañen a su hijo, porque a pesar de todo y su rebelión, el era su padre.

Esta historia tiene un final triste pero a la vez nos enseña muchas cosas que como padres debemos tener en cuenta. La enseñanza principal es que nuestro carácter y las decisiones que tomemos como padres repercuten no solo en nuestra vida sino en la de nuestros hijos directamente; por ello debemos ser ejemplo para nuestros hijos, guías y maestros de la verdad. Cada uno de nosotros es responsable delante del Señor por su propia vida, pero como padres tenemos una responsabilidad especial por criar a nuestros hijos en el temor de Dios. El mandato bíblico para los padres es “Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor” (Efesios 6:4)

 

Dad and child on the beach at at sunset

 El carácter de un padre conforme al corazón de Dios

Una de las cosas que tenemos que tener en cuenta es que nuestro carácter siempre sale a la luz. Podemos fingir, podemos tratar de disfrazar nuestra forma de ser, pero siempre, al final, nuestro carácter sale a la luz. Las decisiones que tomamos, las actitudes que tenemos evidencian lo que realmente hay en nuestro corazón y un padre conforme al corazón de Dios debe tener ciertas características muy en cuenta, porque ellas moldearan su propia vida y afectaran directamente la vida de sus hijos.

 a. Se guarda en santidad

Aconteció después de esto, que teniendo Absalón hijo de David una hermana hermosa que se llamaba Tamar, se enamoró de ella Amnón hijo de David. Y estaba Amnón angustiado hasta enfermarse por Tamar su hermana, pues por ser ella virgen, le parecía a Amnón que sería difícil hacerle cosa alguna” (2 Samuel 13:1-2)

Esta triste historia no empieza con la violación de Tamar por su medio hermano Amnon, sino mucho antes. La Biblia nos narra en el capitulo 12 de 2 Samuel la amonestación de Dios a David por su pecado de lujuria con Betsabe. David no pudo contener su lujuria y adultero con una mujer casada y mando matar su esposo. Su propio hijo, años después tampoco pudo contener su lujuria y violo a su media hermana Tamar. Los pecados del padre se repitieron en el hijo y esto no es porque los pecados se heredan sino porque los defectos de carácter, los patrones de pecado se imitan de padres a hijos. David no se preocupo en guardar su santidad delante del Señor y una de las consecuencias de su pecado era ver con sus propios ojos como sus hijos sucumbían ante el mismo pecado que casi lo destruye a el.

 b. Toma acciones firmes contra el pecado

Y le dijo su hermano Absalón: ¿Ha estado contigo tu hermano Amnón? Pues calla ahora, hermana mía; tu hermano es; no se angustie tu corazón por esto. Y se quedó Tamar desconsolada en casa de Absalón su hermano. Y luego que el rey David oyó todo esto, se enojó mucho. Mas Absalón no habló con Amnón ni malo ni bueno; aunque Absalón aborrecía a Amnón, porque había forzado a Tamar su hermana. Aconteció pasados dos años, que Absalón tenía esquiladores en Baal-hazor, que está junto a Efraín; y convidó Absalón a todos los hijos del rey” (2 Samuel 13:20-23)

Al enterarse que uno de sus hijos había cometido semejante pecado, el rey David no hizo nada. Nos dice la Biblia que solo se enojo mucho pero no hizo nada mas. No llamo a su hijo Amnon, no le reprendió, no le castigo. No llamo a su hija Tamar, no la consoló, tampoco llamo a Absalón, no lo conforto, no hizo nada. Y durante dos años, el fastidio se convirtió en rencor, el rencor en amargura, la amargura en odio y en aborrecimiento de tal manera que Absalón llego a aborrecer a su medio hermano por lo que el hizo. El corazón de Absalón llego a hacerse hipócrita y amargado, la biblia nos dice que el no hablo con Amnon nada tampoco, ni bueno ni malo, pero en lo profundo de su corazón el maquinaba el mal. Amnon por su lado, seguía viviendo sin pensar en las consecuencias de su pecado.

Un padre conforme al corazón de Dios debe enseñar disciplina a sus hijos. Una de las lecciones básicas que como creyentes tenemos que aprender es que todas las decisiones que tomamos tienen consecuencias y que nosotros somos responsables de esas decisiones. David no hizo esto y el caos empezó a gestarse dentro de su propia familia.

 c. Es prudente y guarda el corazón de sus hijos

Y vino Absalón al rey, y dijo: He aquí, tu siervo tiene ahora esquiladores; yo ruego que venga el rey y sus siervos con tu siervo. Y respondió el rey a Absalón: No, hijo mío, no vamos todos, para que no te seamos gravosos. Y aunque porfió con él, no quiso ir, mas le bendijo. Entonces dijo Absalón: Pues si no, te ruego que venga con nosotros Amnón mi hermano. Y el rey le respondió: ¿Para qué ha de ir contigo? Pero como Absalón le importunaba, dejó ir con él a Amnón y a todos los hijos del rey” (2 Samuel 13:24-27)

Finalmente Absalón dio pasos definitivos para su venganza: armo una reunión de celebración donde el invitado y el platillo principal era su hermano Amnon. Hermanos, a todas luces esto era una trampa y por ello David al principio le pareció sospechoso que Absalón pidiera la asistencia de su hermano Amnon, pero como su hijo le importunaba, le dejo ir y a todos sus hermanos. Yo te pregunto hermano, ¿acaso David, acostumbrado al arte de la guerra y conocedor de lo que es capaz el ser humano por venganza no sabia lo que podría pasar?

David no fue prudente ni sabio, no guardo el corazón de su hijo sino que simplemente tomo la decisión para que ya no lo molesten mas. Si Absalón fue el autor intelectual del asesinato de Amnon, David le puso su firma como autorización.

 27211_023166587_prevstill

d. No es pasivo sino decidido

Por tanto, ahora no ponga mi señor el rey en su corazón ese rumor que dice: Todos los hijos del rey han sido muertos; porque sólo Amnón ha sido muerto. Y Absalón huyó. Entre tanto, alzando sus ojos el joven que estaba de atalaya, miró, y he aquí mucha gente que venía por el camino a sus espaldas, del lado del monte. Y dijo Jonadab al rey: He allí los hijos del rey que vienen; es así como tu siervo ha dicho. Cuando él acabó de hablar, he aquí los hijos del rey que vinieron, y alzando su voz lloraron. Y también el mismo rey y todos sus siervos lloraron con muy grandes lamentos. Mas Absalón huyó y se fue a Talmai hijo de Amiud, rey de Gesur. Y David lloraba por su hijo todos los días. Así huyó Absalón y se fue a Gesur, y estuvo allá tres años. Y el rey David deseaba ver a Absalón; pues ya estaba consolado acerca de Amnón, que había muerto” (2 Samuel 13:33-39)

Y llego la desgracia a la familia de David: su hijo Absalón, después de 2 años de amargura y odio ejecuto su venganza matando a su medio hermano. Al enterarse David del asunto, la Biblia nos dice que lloro con gran lamento y se mantuvo llorando así por varios días. Se nos dice también que Absalón huyo a tierra de Gesur. 2 Samuel 3:2-3 nos dice que Absalón era hijo de Maca, la hija del rey Talmay de Gesur, así que lo que hizo Absalón es ir a refugiarse donde su abuelo, donde permaneció 3 años mas, acumulando odio y resentimiento ya no hacia su medio hermano Amnon, sino ahora hacia su padre David, quien no había hecho nada para defender el honor de su hermana Tamar ni para hacer justicia. Mientras tanto, David seguía lamentándose y ahora ya había sido consolado de la muerte de Amnon y quería ver a Absalón, pero sabes que? Solo se quedo en deseo porque realmente no hizo nada por acercarse a su hijo.

Un padre conforme al corazón de Dios debe ser decidido y no pasivo, tomar acción en vez de quedarse en la indecisión. Indecisión es una falta de carácter y trae inseguridad y falta de confianza a quienes nos rodean.

 e. No es indiferente ni insensible

Se levantó luego Joab y fue a Gesur, y trajo a Absalón a Jerusalén. Mas el rey dijo: Váyase a su casa, y no vea mi rostro. Y volvió Absalón a su casa, y no vio el rostro del rey. Y no había en todo Israel ninguno tan alabado por su hermosura como Absalón; desde la planta de su pie hasta su coronilla no había en él defecto. Cuando se cortaba el cabello (lo cual hacía al fin de cada año, pues le causaba molestia, y por eso se lo cortaba), pesaba el cabello de su cabeza doscientos siclos de peso real. Y le nacieron a Absalón tres hijos, y una hija que se llamó Tamar, la cual era mujer de hermoso semblante. Y estuvo Absalón por espacio de dos años en Jerusalén, y no vio el rostro del rey” (2 Samuel 14:23-28)

Por mediación de Joab, general del ejercito de David, Absalón regreso de su destierro, pero lo que vemos aquí es David no quiso verlo, sino que lo envió a su casa. Absalón fue a su casa, siguió su vida y estuvo por dos años en Jerusalén sin ver el rostro del rey. Sin ninguna explicación, sin ninguna disculpa, sin ninguna palabra. El silencio es uno de los peores asesinos de una relación, destruye la confianza, introduce la duda, quita el respeto, mata el amor. David no era sensible ni atento a los problemas que estaba pasando su hijo. Reacciono como un rey y no como un padre. Absalón tenia que cargar ahora con la culpa por matar a su medio hermano y la frialdad de la indiferencia de su padre. A veces nos compramos el cuento de que el hombre no debe llorar, el hombre no debe hablar y quedamos callados, mudos ante cualquier situación y no hablamos ni solucionamos el problema. Si David firmo la sentencia de muerte de su hijo Amnon, ahora lo estaba haciendo de nuevo con su hijo Absalón al condenarlo al destierro emocional.

 f. Es el primero en dar ejemplo de perdón y restauración

Entonces se levantó Joab y vino a casa de Absalón, y le dijo: ¿Por qué han prendido fuego tus siervos a mi campo? Y Absalón respondió a Joab: He aquí yo he enviado por ti, diciendo que vinieses acá, con el fin de enviarte al rey para decirle: ¿Para qué vine de Gesur? Mejor me fuera estar aún allá. Vea yo ahora el rostro del rey; y si hay en mí pecado, máteme. Vino, pues, Joab al rey, y se lo hizo saber. Entonces llamó a Absalón, el cual vino al rey, e inclinó su rostro a tierra delante del rey; y el rey besó a Absalón” (2 Samuel 14:31-33)

Absalón tuvo que dar la iniciativa después de 2 años de indiferencia para acercarse a su padre. Absalón se acerco en humildad a su padre y el le respondió con un beso. Y nada mas. ¿Solo un beso? ¿Un beso va a devolver la honra perdida de una joven que ya nunca mas podrá vestir su vestido de colores y sentirse amada, especial y pura? ¿Un beso podrá devolver la vida de Amnon, quien no pudo controlar su lujuria y siguió los pasos de su mente carnal en vez de actuar con sensatez? ¿Un beso devolverá los últimos 7 años que Absalón vivió en rencor, amargura y odio en vez de disfrutar de sus hermosos hijos? ¿Un beso devolverá la relación padre – hijo? No mis hermanos, Absalón necesitaba mas que eso. El necesitaba a su padre, no solo un beso para calmar la conciencia o para cumplir el protocolo. El necesitaba los brazos fuertes de su padre que le aseguraran que todo iba a salir bien. El necesitaba la dirección de su padre que le guiara por el camino que debía seguir.

David no busco el perdón ni la restauración de su hijo, el solamente cumplió el protocolo y si Joab no traía a Absalón el nunca hubiera movido un dedo para traerlo. Creo personalmente que en este momento algo se quebró en el corazón de Absalón, porque inmediatamente este sale del palacio inicia su plan de rebelión contra su padre. No estamos exculpando a Absalón, cada uno es responsable delante de Dios y el nunca debió alzar el puño contra su propio padre, pero lo que vemos aquí es que Absalón ahora se va a enfrentar contra el hombre que era su padre pero que nunca hizo justicia, que nunca los defendió y que nunca lo guió.

 hijos

 g. Tiene cuidado de su familia y ministerio

 “Aconteció después de esto, que Absalón se hizo de carros y caballos, y cincuenta hombres que corriesen delante de él. Y se levantaba Absalón de mañana, y se ponía a un lado del camino junto a la puerta; y a cualquiera que tenía pleito y venía al rey a juicio, Absalón le llamaba y le decía: ¿De qué ciudad eres? Y él respondía: Tu siervo es de una de las tribus de Israel. Entonces Absalón le decía: Mira, tus palabras son buenas y justas; mas no tienes quien te oiga de parte del rey. Y decía Absalón ¡Quién me pusiera por juez en la tierra, para que viniesen a mí todos los que tienen pleito o negocio, que yo les haría justicia! Y acontecía que cuando alguno se acercaba para inclinarse a él, él extendía la mano y lo tomaba, y lo besaba. De esta manera hacía con todos los israelitas que venían al rey a juicio; y así robaba Absalón el corazón de los de Israel. Al cabo de cuatro años, aconteció que Absalón dijo al rey: Yo te ruego me permitas que vaya a Hebrón, a pagar mi voto que he prometido a Jehová. Porque tu siervo hizo voto cuando estaba en Gesur en Siria, diciendo: Si Jehová me hiciere volver a Jerusalén, yo serviré a Jehová. Y el rey le dijo: Ve en paz. Y él se levantó, y fue a Hebrón” (2 Samuel 15:1-9)

Aquí vemos el desarrollo del plan de rebelión de Absalón. Empezó a ganarse al pueblo, acusando tácitamente al rey de indiferencia y de injusticia. Comenzó a hacer lo que muy probablemente el rey de Israel no hacia y así comenzó a erosionar el testimonio y el ministerio de su padre. Dicen que si quieres destruir a un hombre lo único que tienes que hacer es destruir su nombre, su reputación y eso es lo que estaba haciendo aquí Absalón. Cuando el pueblo estaba inclinado a favor de el y no de David, es decir, pasados cuatro años de intrigas y manipulaciones, Absalón pide ir a Hebrón y David lo deja ir. Fue allí en Hebrón donde Dios levanto rey a David al inicio de su ministerio (2 Samuel 2:1-4) y allí fue donde Absalón se hizo coronar rey, deshonrando a su padre.

Lo curioso aquí es David no se diera cuenta, durante cuatro años, de que esto estaba pasando. ¿Acaso no llegaban a el los rumores? ¿Acaso nadie vio nunca a Absalón a la puerta de la ciudad robándole el corazón del pueblo? ¿Acaso en Jerusalén no podía el cumplir sus votos, para tener que ir a Hebrón? David no fue cuidadoso de su familia ni de su ministerio y esa imprudencia le costo muy caro.

 h. Piensa en los demás antes que en el mismo

Y un mensajero vino a David, diciendo: El corazón de todo Israel se va tras Absalón. Entonces David dijo a todos sus siervos que estaban con él en Jerusalén: Levantaos y huyamos, porque no podremos escapar delante de Absalón; daos prisa a partir, no sea que apresurándose él nos alcance, y arroje el mal sobre nosotros, y hiera la ciudad a filo de espada” (2 Samuel 15:13-14)

La rebelión empezó y muchos se pusieron de parte de Absalón. Y entonces David tomo una decisión que requiere de valor: dado que la rebelión avanzaba y para no verse enfrentado en varios frentes, el salió de Jerusalén hacia las afueras, para no tener que exponer a la ciudad de Dios a las desgracias de la guerra. Quiero que quede claro hermanos que David no esta huyendo por miedo, el es un guerrero experimentado, recuerden que el mataba a sus diez miles, el no tenia temor de un muchacho rebelde, con el estaban los valientes de David, así que ese no era el tema. El punto era que David tomo una decisión estratégica: salir de la ciudad principal, esconderse en los montes y collados y alejar al pueblo del conflicto. A costa de su reputación como rey (porque todos se burlarían de un rey que tiene que escapar de su trono huyendo de su propio hijo) el hizo lo mejor para el pueblo de Dios. Un hombre y un padre conforme al corazón de Dios siempre piensa en los demás antes que en el mismo.

 i. Pone su vida en las manos de Dios

Y he aquí, también iba Sadoc, y con él todos los levitas que llevaban el arca del pacto de Dios; y asentaron el arca del pacto de Dios. Y subió Abiatar después que todo el pueblo hubo acabado de salir de la ciudad. Pero dijo el rey a Sadoc: Vuelve el arca de Dios a la ciudad. Si yo hallare gracia ante los ojos de Jehová, él hará que vuelva, y me dejará verla y a su tabernáculo. Y si dijere: No me complazco en ti; aquí estoy, haga de mí lo que bien le pareciere” (2 Samuel 15: 24-26)

La vida de David fue una vida de contrastes y crecimiento. Por un lado era un pésimo padre; por el otro, en el momento de crisis, salía lo mejor de este gran hombre de Dios. Prefirió no exponer al arca del Señor a la guerra (aunque con ello perdía motivación para sus hombres) y poner su vida en las manos del Señor David se entrego a los propósitos de Dios, negándose a actuar en enojo, ira, venganza a pesar de que era su propio hijo y tenia todo el derecho de castigarlo ejemplarmente. Claro, muy probablemente David en este momento ya se estaba dando cuenta de todas las consecuencias de su dejadez como padre, pero el no quiso aumentar el daño, sino tratar de darle una mejor solución a esta crisis. Como siempre lo hizo, esta vez también se puso en las manos de Dios para lo que sucediera en su vida.

 j. Se humilla delante de Dios y nunca deja de adorarle

Y David subió la cuesta de los Olivos; y la subió llorando, llevando la cabeza cubierta y los pies descalzos. También todo el pueblo que tenía consigo cubrió cada uno su cabeza, e iban llorando mientras subían. Y dieron aviso a David, diciendo: Ahitofel está entre los que conspiraron con Absalón. Entonces dijo David: Entorpece ahora, oh Jehová, el consejo de Ahitofel. Cuando David llegó a la cumbre del monte para adorar allí a Dios, he aquí Husai arquita que le salió al encuentro, rasgados sus vestidos, y tierra sobre su cabeza” (2 Samuel 15:30-32)

Ahora vemos a David subiendo la cuesta del monte de los Olivos. ¿Para que? Antes de planificar ninguna estrategia militar, antes de planear nada, lo que quiso hacer el rey David fue es ir a adorar a Dios a la cumbre del monte. Aquí vemos otra faceta del hombre de Dios: a pesar de sus pecados y en medio de sus fallas, un hombre de Dios jamás deja de adorar a Dios. David tenia todo para sentirse mal: era un mal padre, fue responsable en gran parte por la muerte de Amnon y por la rebelión de Absalón. Podía quedarse lamentándose y auto compadeciéndose; pero lo que hizo David fue subir al monte, humillándose, llorando. Quitarse los calzados y subir con la cabeza cubierta para un rey era en extremo humillante, pero el corazón de David esta dispuesto y humillado delante de Dios. Y hermanos, al corazón contrito y humillado el Señor no desprecia jamás. Dios da gracia a los humildes y resiste a los soberbios.

David se humillo y Dios oyó su oración y le libro de sus temores. Justo a raíz de esto el compuso un salmo, el numero 3 el cual vamos a leer en este momento:

¡Oh Jehová, cuánto se han multiplicado mis adversarios! Muchos son los que se levantan contra mí. Muchos son los que dicen de mí: No hay para él salvación en Dios.

Selah

tú, Jehová, eres escudo alrededor de mí; Mi gloria, y el que levanta mi cabeza. Con mi voz clamé a Jehová, Y él me respondió desde su monte santo.

Selah

Yo me acosté y dormí, y desperté, porque Jehová me sustentaba. No temeré a diez millares de gente, Que pusieren sitio contra mí. Levántate, Jehová; sálvame, Dios mío; Porque tú heriste a todos mis enemigos en la mejilla; Los dientes de los perversos quebrantaste. La salvación es de Jehová; Sobre tu pueblo sea tu bendición.

Selah

David estaba confiado en Dios hermanos y el Señor le ayudó. Lamentablemente, esta no fue la reacción de Absalón, el si tenia un corazón orgulloso y amargado. Al final su necedad termino en su muerte: murió y fue enterrado sin honores ni respeto. Termino sus días tristemente y dejo a sus hijos huérfanos y sin un padre a quien seguir.

padre e hijo en el mar

 Conclusión

Hermanos, podríamos decir muchas cosas. Muchos podrían defender la posición de Absalón, otros podrían condenarle y apoyar a David. Lo cierto es que David era un excelente rey, un buen estratega, un gran líder pero era un pésimo padre. No supo cuidar de su familia y le costo educar correctamente a sus hijos. David era un hombre hermanos y como hombre tenia defectos. No era perfecto, ningún hombre o ningún padre lo es; pero lo que tenia David era un corazón humilde, sometido a Dios y que buscaba al Señor para adorarle aun en medio de la crisis y los problemas por causa de su pecado. Es esa perseverancia que le otorgo el éxito delante de Dios.

Aprendamos del ejemplo de David para ser mejores padres. Hermanos, ¿de que vale que tu servicio sea excelente si tus hijos se pierden? ¿De que vale que tu empresa sea exitosa, que tu trabajo sea reconocido y valorado por otros, cuando los tuyos, tu propia casa no podrían decir lo mismo? No tiene sentido ganar el mundo cuando has perdido a tu esposa e hijos. Este pasaje nos ayuda a entender que un padre conforme al corazón de Dios es un hombre que se guarda en santidad, toma acciones firmes contra el pecado, es prudente y guarda el corazón de sus hijos, no es pasivo sino que es decidido, no es indiferente ni insensible, es el primero en dar ejemplo de buscar el perdón y la restauración, tiene cuidado de su familia y ministerio, piensa en los demás antes que en el mismo, pone su vida en las manos de Dios y se humilla delante de Dios y nunca deja de adorarlo pase lo que pase.

Para terminar hermanos, pensemos en David subiendo el monte de los Olivos, llorando y quebrantado por su pecado, por su desobediencia. Conozco otro hombre, uno perfecto, que también subió el monte de los Olivos, pero por causa de su obediencia al Padre Celestial. David subió para ser quebrantado por causa de su pecado. Jesucristo subió para ser quebrantado por causa de su obediencia al Padre Celestial, el que nunca nos falla, el que nos ama tanto que entrego a su propio Hijo para que muera como castigo por nuestros pecados. Jesús murió por ti y por mi, pagando en la cruz por nuestros pecados. Entrego su vida, fue enterrado y al tercer día resucito y hoy es Rey de Reyes y Señor de Señores. Hoy mi hermano te extiendo el llamado del Señor para que seas un buen padre pero no podrás serlo hasta que primero seas un buen hijo. Un buen hijo de Dios y para serlo necesitas arrepentirte de tus pecados, confesar a Cristo como Señor y Salvador y pedirle que te perdone y te de paz y vida eterna.

Oremos al Señor hermanos para que El nos haga ser buenos hijos suyos y por ende buenos padres, no solo en este día, sino todos los días hasta que El venga.

Amen!