El cambio y la bendición empieza en nuestro corazón cuando decidimos limpiar nuestros caminos para obedecer al Señor. Al hacerlo seremos bendecidos y seremos de bendición a los que nos rodean. Por ello hoy quiero animarte con la Palabra de Dios a través de la historia del juez Gedeón ubicado en el libro de Jueces capitulo 6.

1. El cambio empieza cuando nos exponemos a la Biblia (v. 1-10)

“Los hijos de Israel hicieron lo malo ante los ojos del SEÑOR, y el SEÑOR los entregó en manos de Madián por siete años. Y el poder de Madián prevaleció sobre Israel. Por causa de los madianitas, los hijos de Israel se hicieron escondites en las montañas y en las cavernas y en los lugares fortificados. Porque sucedía que cuando los hijos de Israel sembraban, los madianitas venían con los amalecitas y los hijos del oriente y subían contra ellos; acampaban frente a ellos y destruían el producto de la tierra hasta Gaza, y no dejaban sustento alguno en Israel, ni oveja, ni buey, ni asno. Porque subían con su ganado y sus tiendas, y entraban como langostas en multitud, tanto ellos como sus camellos eran innumerables; y entraban en la tierra para devastarla. Así fue empobrecido Israel en gran manera por causa de Madián, y los hijos de Israel clamaron al SEÑOR. Y cuando los hijos de Israel clamaron al SEÑOR a causa de Madián, el SEÑOR envió a los hijos de Israel un profeta que les dijo: Así dice el SEÑOR, Dios de Israel: «Fui yo el que os hice subir de Egipto, y os saqué de la casa de servidumbre. «Os libré de la mano de los egipcios y de la mano de todos vuestros opresores; los desalojé delante de vosotros, os di su tierra, y os dije: ‘Yo soy el SEÑOR vuestro Dios. No temeréis a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis. Pero no me habéis obedecido”

Esta es la 4ta vez que Israel se aparta de Dios después de que han sido liberados de la opresión de sus enemigos.
Los 40 años de descanso tras la victoria sobre Sisara de Barac terminaron cuando el pueblo decidió alejarse nuevamente del Señor y volverse a los ídolos. Pero ¿quienes eran los madianitas?
Los madianitas eran un pueblo adversario de Israel (Números capítulo 25) que, aunque no eran militarmente poderosos, prevalecieron sobre Israel y los sometieron a una terrible servidumbre.
Israel, el pueblo otrora victorioso de Dios, fue oprimido y empobrecido por los madianitas durante 7 años, siendo humillados y obligados a vivir en cuevas. Ellos trabajaban duro, pero todo lo obtenido era robado por los madianitas.
Los israelitas clamaron a Dios después de esos 7 años y Dios les contestó por un profeta.

El mensaje de Dios consistía en lo siguiente:

  • El Señor es el Dios de Israel, pero Israel no está sometido a su Señor
  • El Señor les sacó de Egipto de tierra de servidumbre, pero Israel se ha vuelto esclavo nuevamente
  • El Señor les libró de la nano de los ejércitos egipcios, pero Israel ha sido derrotado por los madianitas
  • El Señor les libró de naciones poderosas desalojándolos y entregándoles su tierra. Israel ahora es derrotado por un solo pueblo y vive cono extranjero en su propia tierra
  • El Señor les dio el privilegio de hacer a Israel pueblo suyo, pero Israel no ha acudido a Dios ni por consejo, ni por sabiduría, ni por bendición, ni por gratitud
  • El Señor les advirtió que no temieran ni siguieran dioses falsos, pero Israel se volvió a adorar a la piedra, al palo y a la madera
  • El Señor les dio mandamientos para que Israel los cumpla y sean bendecidos, pero Israel los desobedeció, por ello están experimentando la disciplina de Dios

El problema no era tanto Madián, sino la desobediencia de Israel. Israel fue derrotado no por su capacidad militar o económica, sino por su poca lealtad a Dios. Ahora esto nos enseña algo importante:

  • No puede haber restauración si no hay arrepentimiento del pecado
  • No puede haber arrepentimiento del pecado si no hay convicción del mismo
  • No puede haber convicción de pecado si la Palabra no trae luz sobre las áreas oscuras de nuestro corazón
  • No podemos recibir la luz de la Palabra si no nos disponemos a escucharla y obedecerla
  • Necesitamos exponernos con corazón honesto a la Palabra de Dios para que nos escudriñe

2. El cambio empieza cuando obedecemos a Dios (v. 11-24)

“Y vino el ángel del SEÑOR y se sentó debajo de la encina que estaba en Ofra, la cual pertenecía a Joás abiezerita; y su hijo Gedeón estaba sacudiendo el trigo en el lagar, para esconderlo de los madianitas. Y el ángel del SEÑOR se le apareció, y le dijo: El SEÑOR está contigo, valiente guerrero. Entonces Gedeón le respondió: Ah señor mío, si el SEÑOR está con nosotros, ¿por qué nos ha ocurrido todo esto? ¿Y dónde están todas sus maravillas que nuestros padres nos han contado, diciendo: «¿No nos hizo el SEÑOR subir de Egipto?» Pero ahora el SEÑOR nos ha abandonado, y nos ha entregado en mano de los madianitas. Y el SEÑOR lo miró, y dijo: Ve con esta tu fuerza, y libra a Israel de la mano de los madianitas. ¿No te he enviado yo? Y él respondió: Ah Señor, ¿cómo libraré a Israel? He aquí que mi familia es la más pobre en Manasés, y yo el menor de la casa de mi padre. Pero el SEÑOR le dijo: Ciertamente yo estaré contigo, y derrotarás a Madián como a un solo hombre. Y Gedeón le dijo: Si he hallado gracia ante tus ojos, muéstrame una señal de que eres tú el que hablas conmigo. Te ruego que no te vayas de aquí hasta que yo vuelva a ti, y traiga mi ofrenda y la ponga delante de ti. Y él respondió: Me quedaré hasta que vuelvas. Y Gedeón entró y preparó un cabrito y pan sin levadura de un efa de harina; puso la carne en una cesta y el caldo en un caldero, y se los llevó a él debajo de la encina y se los presentó. Y el ángel de Dios le dijo: Toma la carne y el pan sin levadura, ponlos sobre esta peña y derrama el caldo. Y así lo hizo. Entonces el ángel del SEÑOR extendió la punta de la vara que estaba en su mano y tocó la carne y el pan sin levadura; y subió fuego de la roca que consumió la carne y el pan sin levadura. Y el ángel del SEÑOR desapareció de su vista. Al ver Gedeón que era el ángel del SEÑOR, dijo: ¡Ay de mí, Señor DIOS! Porque ahora he visto al ángel del SEÑOR cara a cara. Y el SEÑOR le dijo: La paz sea contigo, no temas; no morirás. Y Gedeón edificó allí un altar al SEÑOR y lo llamó El SEÑOR es Paz, el cual permanece en Ofra de los abiezeritas hasta hoy”

El Señor hace una aparición antes de su encarnación y se presenta en la encina de Ofra que pertenecía a un hombre llamado Joás abiezerita.
Su hijo Gedeón estaba limpiando el trigo en un lagar (un lugar escondido cuando lo normal era hacerlo en campo abierto) con el propósito de esconderlo de los madianitas, quienes les robaban todo lo que cosechaba Israel. El Señor saluda a Gedeón de la siguiente manera: “Jehová está contigo varón valiente y esforzado” (RV1960) / “valiente guerrero” (LBLA). La respuesta y actitud de Gedeón nos muestra varias características de su persona:

  • Gedeón tenia una insatisfacción ante la esclavitud de su pueblo frente a los madianitas (v. 11-12)
    El Señor llama a un hombre ocupado y que tiene deseos de luchar y no rendirse ante la situación presente. Había una fuerza en Gedeón que el no veía, pero Dios si porque El lo había creado.
    Por lo que vemos y sabemos Gedeón estaba allí solo trabajando por conseguir algo para su familia, pero Dios estaba con el aunque Gedeón no lo sabía.
  • Gedeón tenia una insatisfacción ante la condición de su pueblo frente a la Palabra de Dios (v. 13)
    Si el Señor esta con nosotros ¿por que nos ha ocurrido esto?
    ¿Donde están las maravillas de Dios contadas por nuestros padres?

    Gedeón pensaba en que Dios había sido infiel al pacto no en la condición de Israel.
    Gedeón tenia todos los deseos, pero aun no tenia un entendimiento claro.
  • Gedeón tenia un potencial para ser un hombre usado por Dios (v. 14)
    El Señor le miró y reconoció la fuerza que tenia este hombre para cambiar las cosas.
    Hay 2 tipos de hombres: los que hacen que las cosas sucedan y los que miran simplemente cono las cosas pasan.
    El Señor le envía a libertar a Israel de mano de los madianitas.
    Gedeón tenia la fuerza, pero Dios tenia el poder el plan y la autoridad para enviarle.
  • Gedeón tenia una perspectiva clara de sus limitaciones (v. 15-16)
    Gedeón es consciente de que por si solo no puede librar a Israel.
    Gedeón pertenece a una familia pobre en Israel. El mismo es el hijo menor en la casa de su padre. Sin embargo,
    Dios le anima asegurándole su presencia y el éxito de su campaña contra Madián.
  • Gedeón tenía dudas de su llamado y del respaldo de Dios (v. 17-21)
    Gedeón pidió a Dios una prueba de su presencia y su llamado.
    Gedeón ofreció a Dios de lo poco que tenían cono una ofrenda consagrada a Dios. Es curioso porque Gedeón pide una prueba a Dios, pero el mismo da una prueba de fe al entregar aquello de lo que carecía para darlo al Señor. Si Gedeón podía hacer eso ¡cuanto más Dios puede dar bendición al que cree sin ver!
    Dios respondió con fuego sobre el sacrificio mojado dándole evidencia de que SI había llamado a Gedeón y de que SI le respaldaría hasta la victoria total sobre los madianitas
  • Gedeón tenía un corazón obediente a Dios (v. 22-24)
    Al ver esta obra milagrosa en su sacrificio, Gedeón tuvo temor de Dios.
    El Señor le respondió dándole su paz y asegurándole de que no debe tener temor.
    Gedeón edificó un altar al Señor y le llamó Jehová-Shalom (El Señor es paz).
    Gedeón había hecho las paces con Dios. Había arreglado cuentas con Dios en su corazón ofreciendo el sacrificio de sangre por sus pecados.
    Estaba listo para dar el paso de ser un libertador para Israel, porque el mismo ahora era libre del pecado y estaba expedito para ser de utilidad al Señor

3. El cambio empieza cuando limpiamos nuestro corazón (v. 25-32)

“Sucedió que aquella misma noche el SEÑOR le dijo: Toma el novillo de tu padre y otro novillo de siete años; derriba el altar de Baal que pertenece a tu padre y corta la Asera que está junto a él; edifica después, en debida forma, un altar al SEÑOR tu Dios sobre la cumbre de este peñasco; toma el segundo novillo y ofrece holocausto con la leña de la Asera que has cortado. Gedeón tomó diez hombres de sus siervos e hizo como el SEÑOR le había dicho; y sucedió, que como temía mucho a la casa de su padre y a los hombres de la ciudad para hacerlo de día, lo hizo de noche. Cuando los hombres de la ciudad se levantaron temprano en la mañana, he aquí, el altar de Baal había sido derribado y cortada la Asera que estaba junto a él, y el segundo novillo había sido ofrecido en el altar que se había edificado. Y se dijeron unos a otros: ¿Quién ha hecho esto? Y cuando buscaron e inquirieron, dijeron: Gedeón, hijo de Joás, ha hecho esto. Entonces los hombres de la ciudad dijeron a Joás: Saca a tu hijo para que muera, porque ha derribado el altar de Baal, y ciertamente ha cortado la Asera que estaba a su lado. Pero Joás dijo a todos los que estaban contra él: ¿Contenderéis vosotros por Baal, o lo libraréis? A cualquiera que contienda por él, se le dará muerte antes de llegar la mañana. Si es un dios, que contienda por sí mismo, porque alguien ha derribado su altar. Por tanto, aquel día Gedeón fue llamado Jerobaal, es decir, que Baal contienda contra él, porque había derribado su altar”

El mismo día que Gedeón edificó un altar a Dios, en la noche el Señor mandó a Gedeón a sacrificar los novillos (toros) de su padre y derribar el altar de Baal que su propio padre tenia en su casa junto con el ídolo de Asera que también tenia.
Si Gedeón había de ser libertador de Israel debía poner orden primero en su propia casa.
Gedeón debía edificar también un altar a Jehová en la cumbre de un peñasco y allí ofrecer uno de los toros en sacrificio al Señor.
Gedeón obedeció solo que lo hizo de noche dado que tenia tenor de los hombres de la ciudad y de la casa de su padre.

Al final un hecho así no podía ocultarse. A la mañana siguiente el pueblo descubrió al altar de Baal destruido y el toro sacrificado e indagando descubrieron a Gedeón y planearon matarlo. Sin embargo su padre Joás se levantó para defender a su hijo retando a Baal a que se defienda a si mismo por cuanto era su altar el que había sido destruido.
Por ello, aquel día Gedeón fue llamado Jerobaal «el que contiende contra Baal«.
Así empezó la limpieza de Israel y su restauración a la comunión con Dios.
Sin purificación no puede haber victoria ni bendición.

4. ¿Qué quiere Dios que sepas y hagas?

  • Exponte diariamente a la Palabra de Dios para que lave tu mente y corazón
  • Asume tu responsabilidad delante de Dios
  • Obedece firmemente lo que el Señor te habla por medio de su Palabra
  • Mantén tus cuentas limpias con el Señor siempre por medio del arrepentimiento y la oración sincera
  • ¡Trae orden a tu casa! ¡El cambio empieza por ti!
  • Sé de impacto a los demás

Oremos al Señor.