Hoy tengo el corazón triste porque veo a siervos de Dios enseñar la Palabra de Dios con fidelidad y son tenidos en poco, menospreciados y dejados de lado. Sin embargo, veo a quienes enseñan sus propias experiencias, sus teorías disparatadas, mezclando la Santa Palabra de Dios con fabulas humanas que aparentan piedad pero que niegan la eficacia de la misma; y veo que los reciben, los tienen en alta estima y son aplaudidos.

Me pregunto: si esas nuevas doctrinas son tan reveladoras y efectivas, ¿porque los creyentes siguen viviendo una doble vida?, ¿porque siguen cayendo en infinidad de problemas?. Conozco lugares donde hablan año tras año sobre el enamoramiento, pero basándose en consejos humanos, teorías psicológicas y demás excentricidades; sin embargo, veo a dichos creyentes vivir igual que los incrédulos, entonces ¿donde esta la efectividad? ¿donde esta la mano de Dios en eso? No nos engañemos: donde proliferan las nuevas doctrinas que mezclan la Palabra de Dios con "otras doctrinas" no puede haber santidad, nuevo nacimiento, crecimiento ni fe verdadera. Sólo hay emoción, "éxtasis", motivación de los sentimientos, pero nada perdurable ni verdadero.

Digo esto, porque estoy cansado y entristecido de ver como año tras año jóvenes entran a la iglesia y salen con la misma facilidad, ver parejitas que tienen que esconderse porque cayeron en pecado, ver lideres que viven desordenadamente y sin embargo siguen "sirviendo". Hay muchas buenas iglesias y muy buenos pastores, eso no hay duda; pero hablo aquí de aquellos que lucran con el evangelio, que no les importa verdaderamente el estado del rebaño, el crecimiento del pueblo de Dios, y de los creyentes que permiten esto, que prefieren escuchar palabras bonitas que la enseñanza verdadera, sistemática y profunda de la Palabra de Dios.

La iglesia es "columna y baluarte de la verdad" (1 Timoteo 3:15); pero si la iglesia voluntariamente decide ignorar la verdad que cambia vidas y prefiere la "media verdad", la mentira engañosa entonces ¿que queda al mundo que nos rodea? Si el cuerpo de Cristo abdica su responsabilidad, entonces no existe NADIE mas que pueda anunciar la verdad, porque esa es la tarea que se le ha encomendado.

Mi oración a Dios es que el Señor abra nuestros ojos y dejemos de endiosar a aquellos que no buscan sinceramente nuestro crecimiento, sino que buscan distraernos de mirar a Jesucristo, la piedra fundamental del angulo. Y señores, aunque se escandalicen: el "coaching cristiano", la "psicología cristiana", el "mover apostólico y profético", la mal llamada "guerra espiritual", los "apóstoles empresariales (¿?)", los "niveles de gloria y unción", la "guerra de altares" (??), la "confesión y declaración", la "palabra de fe", la "teología de la prosperidad", las teorías de "iglecrecimiento", las "noches de gloria", las "maratonicas" y demás nuevas corrientes que aparecen y aparecerán son sumamente peligrosas (en el mejor de los casos; en el peor, son simple y llana herejía) porque nos alejan de mirar al Único que debe ser adorado y exaltado: al Cordero de Dios que fue sacrificado por la humanidad, un ÚNICO sacrificio, suficiente, completo y eterno para darnos plena salvación y una vida plena y abundante EN SU PALABRA y en el Espíritu Santo.

Las nuevas corrientes doctrinales distraen la mirada de Cristo y la colocan en los esfuerxzos del hombre

La voluntad de Dios es muy sencilla y por eso es tan complicado al hombre orgulloso e incrédulo seguirla: creer en el nombre del Hijo de Dios Jesucristo y obedecer su Palabra en sumisión al Espíritu Santo, quien nos muestra todas las cosas que Cristo enseño cuando estaba en la tierra. El Espíritu Santo habla, no sus palabras, sino las del Señor Jesús. Todos los demás añadidos pueden ser interesantes en algunos casos, sumamente peligrosos en otros casos, pero no son necesarios: la Palabra de Dios es suficiente para mostrarnos la voluntad de Dios para la salvación y la vida del hombre.

Que el Señor bendiga su Palabra y la extienda por todo el mundo. Que bendiga a aquellos hombres y mujeres de Dios que, muchas veces en forma anónima y sacrificial, enseñan y predican SOLO la Escritura, no queriendo saber nada mas que a Cristo, y a este crucificado. Que el Señor nos ayude a todos a ser mas bíblicos, aunque eso nos gane el apodo de legalistas, intolerantes, separatistas y fanáticos. La verdad mis amados amigos y hermanos, la fe viene SOLO por el oír la Palabra de Dios y si no predicamos, la gente no se salvara. Así que, poniendo en balanza la salvación de los hombres y nuestra reputación, ¿quienes somos nosotros para estorbar la voluntad de Dios solo porque no nos critiquen o vituperen? El Señor nos libre de tamaño egoísmo.

 

"Porque os celo con celo de Dios;  pues os he desposado con un solo esposo,  para presentaros como una virgen pura a Cristo.
Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo.
Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado,  o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido,  u otro evangelio que el que habéis aceptado,  bien lo toleráis
"                         (2 Corintios 11:2-4)

 

Amen!